Mercancías peligrosas: ¿qué son y qué tipos hay?

Nov 24, 2018

¿Qué son las mercancías peligrosas? En primer lugar, analizaremos qué entendemos por mercancía peligrosa, para posteriormente pasar revisar las distintas divisiones y tipos de mercancía peligrosa que existen, así como sus varias subdivisiones.

¿Qué son las mercancías peligrosas?

La palabra es bastante intuitiva. Todos consumimos a diario una gran cantidad de productos que, en determinadas dosis o circunstancias, pueden ser tóxicas, inflamables o contaminantes. Por ejemplo, fármacos, productos de limpieza, gases o carburantes, como la gasolina o el carbón. Las mercancías peligrosas no son sino sustancias o productos cuyo transporte, si no se hace en condiciones adecuadas, puede suponer un riesgo sanitario, medioambiental o de seguridad. Determinar cuáles son esos riesgos y cómo prevenirlos no es algo que se deje a criterio de productores, consumidores o transportistas, sino que está regulado y legislado.

Por ello, la definición de la Dirección General de Tráfico alude directamente a la legislación y normativa. Mercancías peligrosas son, para la DGT, «aquellas materias y objetos cuyo transporte por carretera está prohibido o autorizado exclusivamente bajo las condiciones establecidas en el Acuerdo Europeo ADR o en otras disposiciones específicas». En realidad, no solo hay regulaciones para el transporte terrestre de mercancías peligrosas, sino también para su transporte martítimo y aéreo.

Actualmente, hay registradas más de 12.000 sustancias que son consideradas como mercancías peligrosas. Para facilitar su manipulación y su clasificación se han distribuido en 9 grandes grupos, los cuales veremos a continuación.

Medidas comunes al transporte de mercancías peligrosas

Tanto por carretera, como por mar o aire, el transporte de mercancías peligrosas debe cumplir una serie de requisitos:

  • Etiquetado correcto de la mercancía
  • Señalización del vehículo
  • Formación de los transportistas, que deben conocer y aplicar en todo momento las medidas de seguridad y saber cómo reaccionar en caso de accidente o fugas.
  • Inspecciones del vehículo en regla

Tipos de mercancías peligrosas según su clasificación oficial

 

Clase 1 – Explosivos

Abarcan materias u objetos explosivos o pirotécnicos. Por ejemplo, fuegos artificiales, bengalas, cohetes, municiones, detonadores, etc. Se clasifican, según su grado de peligrosidad, en:

  • 1.1: Riesgo de explosión en masa
  • 1.2: Riesgo de proyección sin riesgo de explosión en masa
  • 1.3: Riesgo de incendio con ligero riesgo de onda expansiva o proyección
  • 1.4: Pequeño riesgo de explosión en caso de ignición
  • 1.5: Materias muy poco sensibles con bajo riesgo de explosión en masa
  • 1.6: Objetos extremadamente poco sensibles sin riesgo de explosión en masa

 

Clase 2 – Gases

Un gas es una materia que a presión normal y a 20ºC se encuentra en estado gaseoso, o bien adopta el estado gaseoso a temperaturas de 50 ºC y una presión superior a 3 bares. Por ejemplo, oxígeno, nitrógeno, butano, metano, helio, cloro, etc…  Sus aplicaciones pueden ser industriales, energéticas o sanitarias, entre otras.

  • 2.1: Gases inflamables
  • 2.2: Gases no inflamables
  • 2.3: Gases tóxicos

Clase 3 – Líquidos inflamables

Se trata de líquidos cuyos vapores pueden arder por efecto del calor o del fuego, o bien materias sólidas en estado fundido cuyo punto de inflamación sea superior a 60º C y se transporten en caliente, a temperatura igual o superior a su punto de inflamación. Por ejemplo: alcohol, pinturas, disolventes, gasolina, queroseno, gasóleo, etc.

Clase 4 – Sólidos inflamables

Los sólidos inflamables se dividen en tres subtipos:

  • 4.1 Sólidos inflamables, materias autorreactivas y materias explosivas desensibilizadas sólidas. Pueden inflamarse a través de una chispa, por frotamiento o bien ser autorreactivas. Se consideran mercancías de este tipo todos aquellos materiales que prendan con mayor facilidad que un combustible ordinario: caucho, fósforo, celulosa, etc. La combustión de estos materiales suele ser violenta, rápida y alcanza temperaturas muy elevadas. También se incluyen en este grupo las materias explosivas neutralizadas por mezcla con otro material, como el TNT.
  • 4.2 Materias que pueden experimentar inflamación espontánea. En esta categoría encontramos elementos que arden de forma espontánea al entrar en contacto con oxígeno. Por lo tanto, siempre deberán ser conservados con recipientes herméticos o con una cobertura líquida que los aísle del contacto con el aire. Son ejemplos el carbón en polvo, la harina de pescado no estabilizada o el algodón húmedo.
  • 4.3 Materias que en contacto con el agua desprenden gas inflamable. La propia reacción que se genera al contactar con el agua puede ser suficiente para inflamar el contenido que se transporta. Por lo tanto, esta mercancía debe transportarse en recipientes herméticos, que la aíslen por completo de la humedad y del vapor de agua. Es el caso del sodio, el potasio o el bario.

Clase 5 – Agentes oxidantes

En el grupo 5 encontramos materiales con un alto contenido en oxígeno, por lo que suelen ser materiales con un alto componente reactivo. Sin ser necesariamente combustibles, pueden reaccionar y arder en contacto con materiales inflamables

Por este motivo, nunca se debe transportar mercancías peligrosas del grupo 5 con ningún otro tipo de elemento que sea inflamable o explosivo.

El elevado contenido de oxígeno provoca combustiones muy violentas y difíciles de extinguir, puesto que la combustión no requiere del oxígeno del aire para alimentar el fuego, ya que el propio cuerpo ya posee altas cantidades de oxígeno. Es el caso de sustancias como el peróxido de benzolio, el peróxido de butolio o incluso algunas presentaciones de peróxido de hidrógeno (también conocido como agua oxigenada). Además, algunos de estos elementos pueden llegar a ser explosivos, como el nitrato de amonio, presente en los fertilizantes utilizados en la agricultura.

Clase 6 – Sustancias tóxicas e infecciosas

Se trata de materias que pueden producir daños directos a los seres vivos y al medio ambiente. Se subdividen en sustancias tóxicas y sustancias infecciosas.

  • 6.1 Sustancias tóxicas: Elementos químicos y venenos que, en cantidades pequeñas, pueden ser gravemente perjudiciales para la salud humana y el medioambiente, e incluso causar la muerte. Pueden ser de efecto inmediato o causar daños por exposición acumulada y/o prolongada. Actúan por inhalación, ingestión o contacto con la piel. Todo el personal implicado en su transporte debe protegerse adecuadamente, para no ingerir, respirar ni tocar estas sustancias.
  • 6.2 Sustancias infecciosas. Agentes patógenos, capaces de infectar a personas o animales y causarles enfermedades, o materiales que podrían ser portadores de agentes patógenos. Por ejemplo, cepas de virus, residuos clínicos o muestras empleadas para diagnóstico.

 

Clase 7 – Materias radiactivas

Se consideran radioactivos todos aquellos materiales formados por átomos inestables, que cambian su estructura de forma aleatoria y espontánea. Esta inestabilidad atómica genera una radiación invisible, que puede causar daños a los seres vivos, especialmente en caso de exposición prolongada a fuertes radiaciones. Deben transportarse mediante embalajes aislantes especiales. El uranio o el plutonio son ejemplos de materiales radiactivos. En menor medida, también el torio.

Clase 8 – Corrosivos

Entendemos por materiales corrosivos todas aquellas sustancias que causan un deterioro importante por contacto. Por ejemplo, el ácido sulfúrico o el hipoclorito sódico. En caso de derrame, pueden dañar la piel, las mucosas o los ojos de las personas, o bien deteriorar otras mercancías, como textiles o metales. Pueden llegar a dañar el propio medio de transporte. Algunas de estas sustancias son también tóxicas por inhalación.

Los materiales corrosivos deben transportarse extremando la precaución y siguiendo estrictamente la normativa IMDG.

Clase 9 – Mercancías peligrosas varias

En la clase 9 se incluyen todas las mercancías peligrosas cuyo transporte implique riesgos no previstos en los grupos anteriores. Por ejemplo, el asbesto, el aceite de ricino, las pilas de litio, elementos autohinchables de salvamento, etc.

En Ibertransit gestionamos con la máxima precaución y profesionalidad cualquier envío de mercancías peligrosas, tanto por carretera como por mar o aire. ¡Pídenos presupuesto!